Búsqueda personalizada

lunes, 28 de abril de 2014

Cómo crear cócteles con bebidas que flotan sobre otras



Probablemente si llevas algo de tiempo en esto del mundo de los cócteles te hayas ya preguntado cómo conseguir uno de los efectos más deseados: el de una bebida flotando sobre otra. Los baristas más especializados juegan precisamente con ellos y con los diferentes colores para obtener mezclas realmente exquisitas al gusto, pero que sobre todo, nos entran por los ojos a la hora de conseguir una bebida mucho más vistosa.

En la densidad está la clave

Aunque hay muchas técnicas para hacer que una bebida flote sobre otra, queremos explicarte lo básico para que puedas, en tu propia casa, hacer experimentos y lograr los primeros resultados positivos. Así que podríamos resumir diciendo que la clave está en la densidad. Dentro de todas las bebidas que formarán la mezcla de tu trago debes dejar para el final la que sea más líquida. De ese modo se quedará en la parte superior de tu cóctel.

Una cuchara como aliado

Otro de los trucos más fáciles para principiantes que se proponen conseguir cócteles que vienen con bebidas que flotan sobre otras es precisamente el de utilizar una cuchara para echar el último licor o bebida no alcohólica. Con ella conseguirás que ésta caiga con menos fuerza y que por lo tanto se concentre de forma más fácil al inicio de la copa.

La magia y el secreto de todo está en la densidad y en el uso de una cuchara. No es tan fácil como parece dominar la técnica, pero tampoco es misión imposible. Basta un poco de paciencia y sobre todo, un poco más de práctica para acabar convirtiéndote un experto en llevar a cabo cócteles con bebidas que flotan sobre otras y conseguir ese aspecto vistoso tan deseado.




¿Qué es el hielo japonés y por qué usarlo en coctelería?



Pese a que en Europa y en Latinoamérica estamos bastante acostumbrados a que el hielo sólido sin triturar venga en forma de cubitos, lo cierto es que esta idea es muy nuestra y no en todos los países se utiliza como norma este concepto de forma. De hecho, precisamente hoy, y porque empieza a demostrarse como un perfecto compañero para la coctelería con muchas ventajas añadidas, queremos hablarte del hielo japonés.

Con forma de helado

Si nunca has visto un "cubito de hielo japonés" probablemente lo más lógico que te vendrá a la cabeza es que te han colado una bola de helado en tu bebida, porque esa es la forma que tiene. Sin embargo, no se trata de helado, sino de agua congelada de la misma manera que la congelamos nosotros en nuestras cubiteras cuadradas, solo que las de ellos son moldes redondos para obtener esta particular esfera.

Moldes en tiendas especializadas

Aunque en la mayoría de tiendas especializadas puedes conseguirlos, y en internet es muy fácil hacerte con ellos, las ventajas del hielo japonés que deberías conocer son fundamentalmente tres.

La primera de las ventajas es que logras un alto impacto al presentarlo en copas anchas o incluso en vasos normales porque en casa no tienes los específicos para tus bebidas. La segunda es que se trata, precisamente por su forma y porque es mucho más compacto, de un hielo que dura más. Así que habrá que decir adiós al que se derrite pronto. Por último, el hielo japonés logra que las bebidas gaseosas mantengan sus propiedades, con lo que los fans de los refrescos sabor Cola estarán encantados.

El hielo japonés es el perfecto aliado para evitar la mayoría de efectos negativos que tiene combinar el hielo en cubitos en nuestras preparaciones de bebidas en casa. Así, evitaremos por un lado que el hielo se derrita más rápido, que cause la pérdida del gas en las bebidas que lo contienen, y además lograremos un importante impacto visual en la presentación por su curiosa forma. Yo creo que son más que motivos suficientes para darle una oportunidad al hielo japonés, ¿no te parece?




Cómo hacer un cóctel de Amaretto con leche



No sabemos muy bien la razón, pero casi siempre, lo que lleva el sello italiano suele gustar. Y no solo eso, sino que lo asociamos en el mundo de la gastronomía y de las bebidas a algo con calidad y de un gusto exquisito. Hoy, en El Gran Catador vamos precisamente a emular esa idea tan arraigada popularmente, la cual queda patente en una de las bebidas que más frecuentemente están en los estantes de los profesionales de la coctelería; el amaretto.

La combinación perfecta

La verdad es que no es fácil conseguir una bebida que combine bien con la leche. En muchos casos, la creatividad del momento que nos impulsa precisamente a intentar lograr una combinación ideal acaba por producirnos un efecto de corte que hay que tirar en la basura. Pero el amaretto se convierte en una de esas excepciones a la regla, y el toque que le otorga a la mezcla, con un retrogusto amargo, suele encantar a todo el mundo, dejando además un sabor a exótico que se recuerda.

Para preparar un cóctel con amaretto y leche puedes recurrir a muchas combinaciones aunque en la nuestra de hoy nos quedamos con la más clásica, que tendrás que combinar con los siguientes ingredientes y las respectivas proporciones:
  • 3 partes de leche
  • 1 parte y media de Amaretto
  • Hielo entero
El Amaretto le sienta bien al dulce

Hay cientos de combinaciones en las que el Amaretto y la leche casan a la perfección. Al fin y al cabo, es un licor que los italianos utilizan habitualmente en repostería y que consigue dejar en los dulces que se preparan con él un gusto realmente inolvidable. Así que sabiendo que con la leche funciona bien, tan solo te queda a ti añadir el resto de esencias y sabores que creas que van a convencer a tus invitados de que eres un grande del mundo de la coctelería.


Fuente elgrancatador.imujer.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario